A.C. La Ternura 1999

Escultura, construida y quemada con el público como ritual del solsticio de invierno. El arte vivo es efimero, el arte puede ser energia compartida y renovada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.